Eduardo Escobar - SS - Tigres

Fuente: Andriw Sánchez Ruiz / Diario El Nacional

La mayor crítica que recibía Eduardo Escobar, en los albores de su carrera en el profesional, era la forma en que hacía sus swings. Las fuertes arremetidas a la pelota no tenían sentido por su contextura física, le decían los coaches al venezolano. Los swings eran fuertes, siempre buscando llevar la bola lo más lejos posible, y eso no es bien visto por los instructores cuando viene de alguien que no supera 1,80 metros de estatura. “Todos mis entrenadores me criticaban por ser pequeño y seguir haciendo swing fuertes”, le reconoció el utility de los Mellizos de Minnesota al Minneapolis Star-Tribune. Sin embargo, esa intensidad en el plato le ha dado resultado este año en la mejor campaña de su carrera en las Grandes Ligas. Su mejor momento de la temporada ha sido el último mes, gracias a los 9 vuelacercas que ha dado y las 25 remolcadas conseguidas en el lapso. Es algo que no es ignorado por el manager Paul Molitor, el cerebro detrás de la sorpresa de Minnesota, que irá al juego por el comodín de la Liga Americana. “Hay que ver lo que ha hecho Escobar. Pasó de ser un jugador de tiempo parcial a ser insertado en el lineup diario”, dijo el estratega. “Nos ha dado mucha producción y defensa. Aquí hay muchos jugadores valiosos para el club, pero lo que ha aportado Escobar en la última parte de la temporada ha sido enorme para nosotros”. Los números ofensivos suelen ser más escandalosos que los que estampa un pelotero con su guante, y también sucede en el caso de Escobar. Aunque con la cantidad de batazos ya se entiende el valor que posee el aragüeño en Minnesota, también fue importante su custodia de la tercera base después de la lesión del slugger Miguel Sanó, a mediados de agosto. “Yo estoy feliz por él. Ha trabajado duro todos los días para ser lo que es”, comentó el dominicano, que fue reactivado el viernes de la lista de incapacitados. “Escobar está mostrando a los otros equipos de las mayores que puede jugar en la antesala y que puede ser un jugador de todos los días”.

 

Comentarios de nuestros lectores