Prado regresó a la esquina caliente

Fuente: Mark Schmetzer / MLB.com

Martín Prado se lució el miércoles con una gran atrapada en tercera base, ante un batazo de Eugenio Suárez, durante el quinto inning del partido que perdió Miami 2-1 contra los Rojos de Cincinnati, en el Great American Ball Park.

Prado, que acostumbró a los aficionados de los Marlins a ver jugadas ese estilo mientras fue el antesalista regular del equipo entre 2015 y 2016, apareció por primera vez en la esquina caliente desde el 13 de agosto del año pasado, su penúltimo partido de 2018, antes de ser marginado por molestias físicas.

El maracayero se lanzó hacia su mano enguantada y se incorporó para hacer un certero disparo a la inicial. El infielder, que de acuerdo con el reporte de MLB.com estuvo horas antes del inicio del desafío tomando roletazos en la posición, aseguró que no fue sencillo volver a aclimatarse a la almohadilla en la que suma 771 encuentros, más que en cualquier otra en su carrera de 14 años en las Grandes Ligas. 

“No es cómo manejar bicicleta”, advirtió el veterano, de 35 años de edad, a MLB.com. “Tienes que estar pendiente de muchas cosas. Por eso tomé tantos rodados en tercera y otros más durante la práctica de bateo. No tienes mucho tiempo para reaccionar. Algunas pelotas son bateadas muy fuerte y eso te deja muy poco margen para reaccionar. Tienes que hacer un buen trabajo con los pies. No es fácil”.

Prado comenzó la temporada alternándose en la inicial con Neil Walker, dependiendo de la mano del equipo contrario, pero el manager Don Mantingly lo usó en la tercera para darle un respiro al regular Brian Anderson, que está inmerso en un profundo slump.

El venezolano, además de refrescar sus habilidades en la antesala, también debió ajustarse a jugar más cerca de la segunda base, debido a las formaciones especiales a la defensiva para medirse a ciertos bateadores, destacó MLB.com.

“Han estado usando shifts más y más en los úlimos dos años”, apuntó Prado, que en su tratectoria cuenta 273 partidos en la intermedia y 16 en el campocorto. “Eso es parte del proceso, moverse en el cuadro. Se trata de adaptarte a ese proceso”.

Por tal motivo se esfuerza en las rutinas previas a los juegos.

“Sólo intento atrapar la bola y lanzarla”, enfatizó. “No trato de pensar mucho en eso”.

Prado finalizó 2018 en la lista de lesionados por 60 días y vio limitado su accionar en el terreno a tan sólo 91 encuentros entre 2017 y 2018, debido a lesiones en la corva izquierda, rodilla derecha, cuádriceps izquierdo y la parte derecha del abdomen. Durante ese lapso, exhibió una modesta línea ofensiva de .246/.284/.326. Pero ahora está saludable y lidera a los jugadores de posición de los Marlins con un promedio de .440 (25-11) en el inicio de la contienda de 2019, mientras que está empatado en el segundo lugar en hits con Lewis Brinson, detrás de Starlin Castro (12).

Prado es el pelotero más costoso de Miami, con un salario de 15 millones de dólares, y está en el último año de la extensión de contrato que firmó por tres campañas y $40 millones en 2017. 

Comentarios de nuestros lectores