¿Qué está sucediendo con el poder de Miguel?

Fuente: Jason Beck / MLB.com

¿Qué ha pasado con el poder del venezolano Miguel Cabrera?

¿Cómo es que la mañana del martes amaneció con apenas un jonrón en su cuenta esta temporada?

Esto es un tema sobre el que ya hemos escrito un par de veces, aunque no desde la semana en la que pegó su único bambinazo del 2019.

Los números recopilados por Statcast sugieren que Cabrera debería estar produciendo más extrabases de los que ha dado hasta ahora. Su tasa de batazos fuertes (50%) está dentro del percentil 90 (entre los mejores 10 de cada 100, entras palabras) entre los bateadores de Grandes Ligas y apenas por debajo de su tasa del 2016. La velocidad promedio de salida de sus conexiones de 91.8 mph está en el percentil 86%, aunque ha venido cayendo recientemente.

En total, Cabrera llega a la jornada del martes bateando .298 con un jonrón, seis dobles, 10 carreras empujadas, .363 de porcentaje de embasarse y .372 de slugging en 31 juegos, con 12 boletos y 34 ponches recibidos.

Algo que se ha mencionado recientemente es el ángulo de salida de sus batazos. Cuando escribí de este tema el 10 de abril, su promedio era de 6.3 grados, la mitad del de su carrera. Ahora ha subido a 11.4 grados, muy cerca de su promedio de por vida. Su tasa de rodados por cada elevado ha caído de 1.45 el 10 de abril a 0.91 en estos momentos, de acuerdo con Baseball-Reference.

Tomando en cuenta sus ángulos, velocidad de salida y otros factores, su slugging estimado de acuerdo con Statcast es de .433, en vez del .372 que tiene actualmente. Su slugging de por vida es de .549, aunque creo que los días en los que ponía ese tipo de promedio ya pasaron.

Siempre pensé que el poder de Cabrera disminuiría antes de su promedio y la velocidad de su bate, al estilo de su compatriota Magglio Ordóñez en sus últimas temporadas. Es un bateador lo suficientemente inteligente como para mandar líneas por todo el terreno mientras se sigue aproximando a los 40 años. El poder ha bajado, es cierto, pero no creo que haya desaparecido por completo. No deja de tratarse de un jugador de 36 años que viene de romperse un tendón del bíceps que le costó la mayor parte de la campaña pasada.

También hay que mencionar que el lineup de los Tigres no le está costando extrabases a Miguel. La tasa de pitcheos en strike que está viendo, de 64.5%, es la más alta de su carrera desde el 2018, según Baseball-Reference. Los números de FanGraphs indican algo parecido. Por otra parte, está haciendo más swings a pitcheos fuera de la zona de strike (36.5%) que en cualquier otro momento de su carrera.

Comentarios de nuestros lectores