Acuña: Siempre quise ser alguien en la vida

Fuente: Víctor Boccone / Diario Liderendeportes

El escenario estaba listo. El calor estaba inclemente; tanto así, que las temperaturas de la tarde sabatina en la Pequeña Habana de Miami oscilaban casi los 35°C. Un enjambre de periodistas yacían en los predios del lado derecho del Marlins Park, solamente a la espera del jugador sensación de Atlanta. Por supuesto nos referimos al venezolano Ronald Acuña Jr. quien iría a su tercera práctica de bateo en el coso floridano antes del tercer juego entre Bravos y Marlins.

Dos noches antes, el muchacho de La Sabana (Var), había alcanzado los 30 jonrones en la temporada; convirtiéndose en el segundo venezolano con dicha cantidad de bambinazos en una temporada, antes de cumplir 22 años. El primero, Miguel Cabrera (33) en 2004. La vista estaba puesta en el dugout de visitante a la espera de Acuña Jr., cuando de pronto saltó al terreno el muchacho de la película. Una pancarta que decía “Señor Acuña un autógrafo, por favor” era agitada por un niño que vestía la camiseta de los Bravos, mientras que los flashes de las cámaras comenzaron a captar el festival de batazos del criollo en medio de su práctica de bateo, comandada por el también venezolano, Tomás Pérez. Sin duda, un escenario digno de disfrutar.

De casi tres rondas de bateo, Acuña sacó, al menos, 10 pelotas del parque. Demostrando que la temporada que ha tenido este año no ha sido por coincidencia y sin presión alguna pese a su corta edad. “De verdad nunca he sentido esa presión”, disparó de una vez el jardinero de Atlanta, al preguntarle sobre lo hecho hasta ahora con su ofensiva. “Nunca he tenido ese tipo de miedo a fallar, porque el que no arriesga no gana y siempre le doy gracias a Dios por eso”.

A pesar de todo y de los números logrados hasta ahora, Acuña se mostraba calmado, incluso, podemos afirmar que se estaba divirtiendo al máximo ser el centro de atención de todos los presentes. “Desde que comencé a jugar pelota me estoy divirtiendo”, aclaró.

Y es que lo vivido por Ronald Acuña Jr. en apenas su segundo año en la MLB es impresionante. El venezolano amaneció este lunes como líder en hits de la Liga Nacional con 145; 33 cuadrangulares, 28 bases robadas y un abultado .298 de promedio, dejando claro que está próximo lograr el 30-30 y ser el segundo criollo en hacerlo, después de Bob Abreu. “Yo siempre quise ser alguien en la vida. Siempre supe que iba a ser bueno en esto, pero nunca me imaginé que el éxito iba a llegar tan rápido”, destacó. “La meta, por ahora, es el 30-30, pero si llega el 40-40, mucho mejor”.

El secreto es divertirse

Con apenas 21 años, Acuña Jr. ha logrado colarse entre los mejores bateadores en la historia de las Grandes Ligas a esa edad. Además, esa extraña cualidad de poder más velocidad lo han convertido en uno de los mejores jugadores del momento. Sin embargo, eso no le quita el sueño. Lo suyo es divertirse y disfrutar cada momento dentro y fuera del campo.

“Siempre salgo a divertirme. Como digo, esto es un juego de niños y hay que disfrutarlo al máximo”.

Esta diversión no solo ha llevado a Acuña a ser el nuevo ídolo de Atlanta, sino que también cumplir los consejos de sus compañeros en estas lides es lo que lo ha hecho crecer dentro del campo. Tanto así que en medio de su práctica de bateo, Martín Prado, quien ha sido un líder en el clubhouse de los Marlins, habló con el veinteañero sobre el bateo, así como también lo ha hecho Miguel Cabrera en varias oportunidades por las redes sociales. “Eso es un orgullo para mí. Que mi pelotero favorito de la infancia (Miguel Cabrera) me de consejos y diga eso sobre mí es un placer, por eso debo mantenerme con humildad”.

La Sabana, la tierra de sus amores

Una de las cosas que más le inspiran a Ronald Acuña Jr. es su pueblo en Vargas. “La Sabana”, donde nació, creció y se formó como pelotero dentro de una familia que lleva el beisbol en la sangre. “De chiquito siempre jugábamos pelotica de goma, de teipe, chapita. Tenía que estar tronando y cayendo rayos para que nos metieramos en la casa. Eso es lo que me mantiene con los pies sobre la tierra. Ser el mismo con mi gente y mis amigos de allá”.

Comentarios de nuestros lectores