“Mono” Zuloaga a la cárcel por agredir a un árbitro

Fuente: Carlos Figueroa Ruiz / Diario Liderendeportes

El desaparecido lanzador Luis “Mono” Zuloaga, uno de los mejores brazos zurdos criollos en la historia de nuestra pelota, fue víctima de la sanción más severa que se ha producido en 74 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional.

Durante un encuentro entre los clubes Cervecería Caracas y Venezuela, que se disputó en el viejo diamante de San Agustín, el domingo 22 de diciembre de 1946, Zuloaga fue puesto out en una jugada cerrada en la inicial a la altura del quinto inning. La discusión superó los límites de la cordialidad cuando el zurdo carabobeño agredió al auxiliar de primera, Luis Chaparro, quien se vio obligado a expulsarlo del juego.

Al finalizar el encuentro, Zuloaga se acercó al cuarto de los jueces y volvió a agredir a Chaparro. Esta vez le produjo una herida en la nariz al conectarle un recio izquierdazo.

El abogado Alfredo Scannone, quien entonces presidía el circuito profesional, anunció multa de 200 bolívares y suspensión por 13 encuentros, pero Chaparro decidió intentar una acción civil.

Se acercó hasta la jefatura de la parroquia San Agustín, puso la denuncia por lesiones y a mediados de enero Zuloaga fue a parar a un calabozo en la desaparecida Cárcel Modelo de Catia.

Tras poco más de dos semanas a la sombra, Zuloaga fue liberado y reapareció en la rotación caraquista el sábado 15 de febrero de 1947, en partido que los lupulosos le ganaron 3 por 1 a los “moscovitas” del Vargas. Superó en interesante duelo a Daniel “Chino” Canónico. No permitió carrera en ocho actos y con el bate ligó de 4-3.

En ese torneo, Zuloaga fue uno de los mejores brazos del Cervecería, junto con Julio “Brujo” Bracho (11-1), al dejar balance de 5-2 en 11 salidas (7 en rol de abridor) con efectividad de 1.91.

Umpires despedidos

A mediados de enero, la LVBP dio a conocer que el señor Chaparro quedaba destituido del cargo, así como el resto de los umpires criollos que estaban laborando en el torneo.

Entonces contrataron los primeros árbitros importados: el dominicano Nestico Sánchez y el puertorriqueño Chato Rivera. Posteriormente llegaron los primeros umpires estadounidenses: Henry Talter y Roy Felersky, ambos de nivel AAA.

Comentarios de nuestros lectores