Félix Hernández - P - Magallanes

Fuente: Isaac Silguero / Diario Lierendeportes

En el deporte hay jugadores y equipos que parecen estar destinados a comenzar y terminar juntos, tener un final feliz. El beisbol no escapa de ello, hay ejemplos como el de Derek Jeter y Cal Ripken Jr. en los que la fidelidad se hace presente hasta el último out de sus carreras. Ese parecía el caso de Félix Hernández con los Marineros de Seattle, hasta que se dio la noticia que una vez terminado el último día de la temporada regular del 2019, sería la última vez con el uniforme blanco y azul. El Rey dejó bastante clara su postura: «Yo no estaba contento en mis últimos dos años en Seattle. Después de todo lo que yo hice, ¿me van a sacar de la rotación así tan fácil?, que igual no fue por mucho, solo fueron cuatro días». Esa fue la primera en su carrera que fue sacado de la rotación. "Los últimos dos años no me dieron el respeto que merecía", sentenció. "Yo ya había cerrado mi ciclo con Seattle, pero ellos pudieron haber hecho otra cosa, podían haberme llamado y ofrecerme un año más y yo hubiese tomado la decisión, pero como no me ofrecieron nada reafirmé que mi ciclo ahí había cerrado". Hernández estuvo durante 15 temporadas con los Marineros y aunque siempre menciona el amor que le tiene a la ciudad, los dos últimos años de su contrato no estuvo a gusto en parte por el staff. El nativo de Valencia dijo que al no recibir esa llamada decidió buscar nuevos horizontes para así volver a mostrar el nivel que lo llevó a ser uno de los mejores escopeteros de la década. "Habían muchas ofertas además de la de Atlanta. Estaba Kansas City y Miami pero me decidí pos los Bravos porque tiene muchos jóvenes y puedo aportar mi granito para llegar más lejos de lo que lo han hecho en los últimos años". Pelear por un cupo en la rotación es una de las cosas que encendió -aún más- la llama competitiva en Hernández y vaya que lo estaba logrando en los entrenamientos primaverales. El veterano de 34 años dejó registro de 1-1 y cuatro salidas con efectividad de 1.98 en 13.2 episodios, pasando por la guillotina a 14 rivales. Hasta ese momento las posibilidades de que Félix no hiciera la rotación del equipo eran sumamente bajas. "Con los Bravos puedo llegar lejos y eso es lo que me falta, unos playoffs y una Serie Mundial" comentó. A pesar de que su años finales en Seattle no fueron los mejores, el «Rey» manifestó lo mucho que quiere a la ciudad. "Me adoptaron como si fuera Venezuela. Jamás me arrepentiré de todo lo que yo pasé allí. De mi se dijeron muchas cosas, que ya estaba acabado, entre otras. Por eso me decidí por Atlanta, el gerente me dio la confianza y en los spring training estaba demostrando que aún me queda mucho en el beisbol. Para mi esto fue un reto" selló el serpentinero criollo. Féliz Hernández dejó la novena náutica liderando los departamentos históricos de victorias (169), episodios lanzados (2.229.2) y abanicados (2.524)

Comentarios de nuestros lectores