José Osuna - BD - Bravos

Fuente: Carlos Figueroa / Diario Liderendeportes

La demora de más de dos meses en el inicio del calendario de Grandes Ligas 2020, supone como un hecho el empleo del bateador designado en la Liga Nacional, lo que permite anticipar que varios juadres criollos recibirán mayor oportunidad de juego con sus respectivos clubes. Desde que hace 47 años se adoptó la regla que permite colocar un toletero en la formación ofensiva en reemplazo del lanzador. Se han presentado inumerables discusiones en torno a la necesidad de que el bateador designado no debe emplearse con carácter de exclusividad en la Liga Americana, y han insistido en que en la Liga Nacional también debe utilizarse. La propuesta de universalidad del designado cobró mayor vigor en las ultimas temporadas, con la abundancia de encuentros interligas. No se justifica el argumento de que se rompe con la «pureza del juego», que es más estratégico el juego que se practica en a Liga Nacional si se deja batear al pitcher. Las discusiones en ese sentido finalizaron cuando MLB decidió que a partir de 2022 el bateador designado tendría caracter universal en la mejor pelota del mundo. sí que a partir del sábado 4 de julio (si en definitiva ese será el día en que las Grandes Ligas terminan de salir del confinamiento), un toletero reemplazará al lanzador en la ficha técnica ofensiva de los encuentros de la Liga Nacional. Es extensa la lista de jugadores venezolanos que se verán favorecidos con el empleo del bateador designado en la Liga Nacional. El trujillano José Osuna ha demostrado en los últimos dos años que tiene potencial ofensivo para jugar a diario en ese rol. Y por último, Inciarte perdió tiempo de juego en los jardines de Atlanta con la llegada de Ronald Acuña y Marcell Ozuna, pero si se mantiene alejado de las lesiones luce como el hombre ideal para estar a diario en el lineup por su capacidad para embasarse y moverse en las almohadllas.

Comentarios de nuestros lectores