Pablo López - P - Águilas

Fuente: Vicente Vásquez / Diario Liderendeportes

En una temporada tan atípica como la de 2020, muchos son los factores que han afectado a varios peloteros. Sin embargo, el venezolano Pablo López ha sido uno de los que aprovechó para pulir varios aspectos de su juego. El serpentinero de los Marlins de Miami venía siendo elogiado por el staff de coaches desde el Spring Training, al incorporarse al equipo en gran estado físico y con un mejor control de su repertorio. Ahora, varios meses después, el diestro de 24 años culminó la zafra con varias notas altas. El jueves realizó su última apertura de la ronda regular, lanzando cinco innings en blanco frente a los Bravos, conquistando así la victoria para dejar récord positivo por primera vez en sus tres años en la gran carpa, al marcar 6-4 con 3.61 de efectividad. Tantos los lauros como el porcentaje de carreras limpias son topes en su trayectoria. Pero quizás uno de los datos más alentadores es su relación de ponches por cada nueve entradas, al ser de 9.3, tomando en cuenta que pasó por los strikes a 59 rivales en 57.1 capítulos. En sus dos años previos con los Marlins, López nunca se caracterizó por ser un ponchador, puesto que su relación de ponches por innings fue de 7.1 y 7.7, en 2018 y 2019, respectivamente. Y justamente para también cerrar con broche de oro su temporada, el nativo de Cabimas llegó a 200 ponches en su carrera, arribando a dicha cifra nada más y nada menos que al recetar a su compatriota Ronald Acuña Jr. Por su parte, otro que despejó las dudas sobre su valía en el equipo fue Jesús Aguilar, quien está teniendo un gran mes de septiembre en el costado ofensivo, y prueba de ello son sus cinco juegos seguidos dando hit, lapso en el que ha despachado par de vuelacercas.

Además, poco a poco se afianzó como el inicialista indiscutible de los peces, llegando a la jornada de ayer bateando para .287 con ocho jonres y 33 carreras impulsadas en 49 juegos.

Hasta los momentos, su average es el más elevado de su carrera en las mayores, pese a que como local batea para .219 con solo un cuadrangular, mientras que como visitante ha sido todo lo opuesto, con average de .333 y siete batazos de vuelta completa.

Comentarios de nuestros lectores