José Altuve - 2B - Magallanes

Fuente: Isaac Silguero / Diario Liderendeportes

No se vive del pasado, pero en ocasiones hay que hurgar en él para encontrar puntos favorables en algún momento determinado. José Altuve está viviendo un comienzo de temporada de ensueño y esto ha resultado en victorias para los Astros de Houston. ¿Por qué hablamos del pasado? Bueno, resulta que el pequeño gigante tiene cinco juegos en fila con al menos un imparable desde el día inaugural, algo que no lograba desde la temporada 2013, la que posiblemente haya sido su año de partida para los siguientes cuatro con más de 200 o más inatrapables. Los números son similares. En aquel entonces Astroboy sumó ocho hits, un doble , dos impulsadas, una base por bolas y cuatro ponches para un promedio de .400 en 20 turnos. En el presente, en los primeros cinco choques tiene: ocho imparables, un doble, dos remolcadas, cuatro boletos y tres ponches. Lo que da un average de .381 en 21 veces al bate. La diferencia está en que en 2013 no anotó ni una vez, mientras que esta zafra ya ha pisado el plato en nueve ocasiones. También, ha sido más paciente y tomado mejores turnos. Al igual que la temporada pasada, el nativo de Puerto Cabello ha sido blanco de críticas por todo el tema del robo de señas en el que se vieron involucrados los Astros en 2017, por lo que el criollo se enfocó en trabajar sobre todo mentalmente para no verse afectado como ocurrió en 2020. Los resultados se están viendo en el inicio de la campaña. El Jugador Más Valioso del 2017 es una máquina de batear y la prueba de ello son los 156 juegos de tres o más hits, así como los 461 con dos imparables o más. Altuve está volviendo a ser de a poco el que tiene acostumbrado a los fanáticos. El que terminó el 2020 de gran forma. El alma de los Astros y este arranque lo puede impulsar a más.

Comentarios de nuestros lectores